Archivo del sitio

Los Galaxy S6, la apuesta de Samsung para ser dueño del mercado.

Para seguir siendo número uno, Samsung tenía que reaccionar. Y lo ha hecho con el que, a todas luces, se antoja como un dispositivo memorable y que corrige de forma brillante todas las deficiencias, empezando por las estéticas, del modelo anterior.

“Estos son los smartphones más avanzados en el mundo y nos sólo son los mejores son los más cool”, dijo la vicepresidente de marketing global de Samsung Electronics, Younghee Lee.

Los nuevos Galaxy S6 y S6 Edge tienen una pantalla de 5.1 pulgadas QUAD Super AMOLED con 577 pixeles por pulgada (ppi) Gorilla Glass de cuarta generación. Como referencia el iPhone 6 Plus, con pantalla de 5.5 pulgadas maneja una resolución de 401 (ppi). Ambos modelos corren con el nuevo procesador Quad-core a 1.5 GHz, memoria RAM de 3GB y capacidades de almacenamiento de 32, 64 y 128 GB. Además cuenta con un chasis unibody que le da consistencia y el plástico, por fin, ha sido sustituido por materiales mucho más nobles y al gusto de los usuarios.

En el caso de Galaxy S6 Edge, el equipo tiene una ligera curvatura en ambos extremos de la pantalla, la cual permite un mejor agarre, una visión más inmersiva y entregará funciones adicionales a los usuarios, como la posibilidad de conocer el tipo de contactos o notificaciones entrantes al iluminar la zona curva de la pantalla de diferentes colores, de acuerdo con ejecutivos de la marca. 

El Galaxy S6 tendrá un precio de arranque sin contrato de 699 euros (cerca de 11,700 pesos). Mientras que el S6 Edge comenzará a venderse por 899 euros (alrededor de 15,000 pesos) para la versiónd de 32GB. Aún no se conocen los precios en los que serán vendidos en México. Una de las caractristicas que marca a este nuevo modelo es la batería, ya que el S6 presenta una batería que se carga en la mitad del tiempo que las baterías convencionales y que se recarga sin cables (¡Sí, adiós a los cables!), la firma surcoreana dijo que la batería de sus nuevos equipos adoptará el estándar de carga inalámbrica, lo cual convierte a la firma en una de las primeras en adherirse a este método, el cual de acuerdo con las asociaciones Power Matter Alliance (PMA) y Alliance 4 Wireless Power (A4WP) se comenzará a adoptar de forma masiva este 2015 y como un estándar internacional.

Con esto, la batería de los nuevos smartphones de Samsung podrá cargarse al 100% en la mitad el tiempo de lo que tarda una batería convencional en recuperarse y 10 minutos para obtener una carga de cuatro horas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: